laMuta

art

Water

previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
previous arrownext arrow
Slider

 

 

En un mundo complejo dominado por imágenes manipuladoras nos vemos sometidos a una irrealidad continua, lo que está contribuyendo una de las crisis de significado e identidad de la humanidad más profunda que se haya conocido. En este proyecto se propone el juego complementario u opuesto, a través de un viaje donde se mezclan al mismo tiempo lo real y lo imaginario, no hay una cronología concreta ni hechos que demuestren que esto no sucedió o sucederá.

Proceso de vida

Agua nos ha incluido en dos historias y nosotros hemos aceptado ser parte de ellas. Historias sin principio ni fin, como capítulos intermedios de una serie tremendamente extensa, casi infinita. Casi infinita. Por no ser infinita, agua habla cada vez más alto. Agua habla enviándonos a la matriz, nos pone en contacto con lugares, con gentes a las que agua lleva tiempo contándoles su historia. Allí nos dejamos querer, nos dejamos sentir, nos dejamos contar. Nosotros recibimos lo que nos toca entender y continuamos el proceso dejando que Agua cambie de forma.

Lo que está por venir

De aire, fuego y tierra, pero no agua. Vida que se muda, vida que acaba con otras vidas. Vidas insostenibles. Vidas no conocidas y vidas olvidadas. Vidas. Millones de raíces-aguja son plaga de un paisaje sin retorno. El agua habla. Habla como habla toda la realidad, a través de los sucesos, a través de lo que acontece. No es algo místico, no es nada trascendental, es una cuestión de atención. Algo parecido a unir cabos. No cuenta historias de principio, nudo y desenlace, crea caminos. Abre puertas de conexión, de reencuentro con nuestra existencia. Para escuchar al agua es necesario no hacer nada, no estar haciendo nada, hacer que no se hace nada y dejarse llevar. Entonces el agua se convierte en Agua. El agua sabe de vida, por tanto también de muerte. Cada historia cuenta una muerte. Una por desarraigo, la otra por contacto. Una por dolor, la otra por amor. Una por desamparo, la otra por compasión. Una siendo absorbida, la otra saboreando la última pureza.

Sentencia

La humanidad no puede entenderse sin el contacto con la naturaleza, cuando esto sucede sin mente ni control por parte de los pensamientos, las personas y su magia contenida se expresan y expanden sin límite. La vida, la muerte, el sueño, la huida, todo al mismo tiempo conectando las líneas invisibles del ciclo vital. Sin juicio no hay postura forzada, sin carencia no hay emociones desmedidas ni positivas ni negativas. La expresión interna del alma se manifiesta externamente y produce cambios en el observador parcial, situado en un mundo polar que desprecia en la sombra aquellos atributos considerados como indeseables. Al ponerse en frente de la verdad en forma de espejo humano, procesos atávicos elevarán su espíritu sin genética posible que logre frenarlos.