Regreso. Pa-ta-ta festival

Justo antes de dejar atrás una experiencia expositiva,sufrimos una reorganización, un re-visionado de alguna parte de nosotros donde la resonancia de aprendizaje comienza a vibrar como una tímida, pero ineludible luz que parpadea, se extiende o pasa fugaz en un vacío oscuro, una extensión de negro común, conocido y germen de lo insólito.

Regreso pretende poner de nuestro lado el vacío oscuro, incidir en él como espacio fértil a través del contraste entre la luz y la oscuridad. Es el momento de parar, de acompañar esa luz que ha resonado en nosotros momentos antes para encontrar nuevas posibilidades que surjan del aprendizaje recibido.

Regreso es también una vuelta a lugares comunes, que nos hagan de guía en lo conocido aunque desde una nueva perspectiva, ofreciendo otras oportunidades de buscar, de crear nuestra realidad.

Regreso pretende ser un lugar, un espacio de descanso donde alinear nuestras sensaciones, un cubículo de meditación donde el tiempo se dispersa ante la exigüidad de pesquisas tomando relevancia la contemplación como contrapunto al tiempo.